jueves, 1 de septiembre de 2011

El blues de la Soyuz.



 Todos los días pasan cosas nuevas en materia aeroespacial. El pasado 24 de agosto se produjo un evento único y que parecía no esperado. Por primera vez, en 33 años de servicio una nave Progress no alcanzaba su objetivo, y se destruía al reingresar a la atmósfera de la Tierra. La situación es preocupante, pero no es grave. El aspecto más delicado es que la etapa que falló en la puesta en órbita de la nave Progress es idéntica a la utilizada para orbitar a las naves tripuladas Soyuz. Un error de fabricación en ese nivel es crítico y, naturalmente, no sólo compromete a los futuros vuelos de las naves Progress, sino además a las Soyuz. Estas fiables naves son el único medio de acceso tripulado a la Estación Espacial Internacional disponible en estos momentos, y por lo tanto no se producirán más lanzamientos hasta que la causa del fallo de la Progress M12-M.

 Las naves Progress datan de los años 70, y su primera misión fue para abastecer las estación espacial Salyut 6. De esta manera los soviéticos lograron consolidar su permanencia casi ininterrumpida en el espacio, y romper todos los récords de vuelo. Se tratan de naves Soyuz modificadas para maximizar el transporte de carga, al no estar tripuladas pueden prescindir de numerosos sistemas de apoyo vital y transportar más de 2500 kilogramos de carga. Por otro lado los motores de la nave se utilizan en las imprescindibles maniobras de  aceleración de la ISS para recuperar la altitud de vuelo normal.

Los sistemas involucrados en el lanzamiento de las Soyuz y Progress son idénticos, lo que simplifica la resolución de problemas asociados al malfuncionamiento de algunas de las etapas del cohete Soyuz. Como consecuencia de este imprevisto se han lanzado rumores totalmente infundados sobre el posible abandono de la ISS. Roskosmos espera realizar por lo menos tres lanzamientos no tripulados antes de volver a lanzar una nave Soyuz, de manera de garantizar las ya altas tasas de fiabilidad de estos sistemas.

 Sin embargo, con todo este asunto nadie ha pensado en qué sucede en la Estación Espacial Internacional. Sus seis habitantes son los directamente involucrados en esta situación ya que su vuelta a tierra se ha reprogramada, pero se han tomado el asunto con humor y compañerismo. El astronauta Ron Garan ha publicado en su blog un video en el que se ve a la tripulación de la ISS con el mejor humor posible, y en la que se le puede ver dando un concierto directo desde el Módulo de Mando de una nave Soyuz. 

 El propio Garan advierte que no entona y pide disculpas por su improvisado concierto pero naturalmente se le perdona. Se trata de una excelente oportunidad para aprovechar y ver lo alucinante que es la ISS, y por cierto apreciar el interior de la nave espacial más segura de todos los tiempos, aspecto estrictamente reservado a los cosmonautas que las tripulan.


 Entradas relacionadas:

                                   Los camiones de la ISS
                                   ¡Esto es Progress!, treinta años de servicio.
                                   Flautas en el espacio. (Brucknerite).




2 comentarios:

Ricarduzz dijo...

Ooh, me ha encantado el video, se ve muy buen ambiente en la nave entre ellos, entrada muy buena :)

Gabriel Garcia Sagario dijo...

¡¿Quién pudiera, no?!. Gracias por el comentario, maestro!.

Saludos!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics