viernes, 18 de julio de 2014

Video de Curiosity 'calcinando' una roca marciana



 Crecimos rodeados de películas y libros en las que nuestra especie era atacada por unos hostiles extraterrestres marcianos equipados con sofisticados láseres, pero sin embargo, la vida real, de la mano de la ciencia y tecnología mas avanzadas, nos demuestran todo lo contrario. O casi.
 El video aquí publicado registra por vez primera al robot marciano Curiosity mientras 'calcina' una roca marciana con rayos láser para su análisis químico. A lo largo de su primer año marciano (casi dos años terrestres) Curiosity ha realizado el análisis de unas 600 rocas marcianas mediante 150.000 disparos del instrumento ChemCam (Chemistry and Camera) siendo esta vez la primera en la que se registra todo el procedimiento.
 Las imágenes fueron obtenidas el pasado 12 de julio por el instrumento MAHLI (Mars Hand Lens Imager) y editadas para realizar este breve pero ilustrativo momento en que el rover marciano hace pew pew pew sobre una roca marciana de dimensiones similares a las de una pelota de básquetbol. 

Instrumento ChemCam instalado en el Curiosity. [Vía]

 Curiosity está quipado con unos 10 instrumentos científicos, de los cuales la ChemCam es la encargada de los estudios de la composición química de rocas marcianas. Está compuesta por dos partes: el LIBS (Laser-Induced Breackdown Spectrometer) y la RMI (Remote Micro Imager). LIBS es el equipo encargado de determinar la composición química de las rocas a estudiar, mientras que la RMI registra las imágenes que se utilizan para alimentar el espectrómetro. 
 ChemCam dispara su láser en dos etapas: primero para remover la capa de polvo marciano sobre la superficie de la roca a estudiar, de manera de limpiar de polvo la mimas. Luego otra serie de pulsos láser se encargan de calcinar la roca, sin hacerlo con el polvo marciano. Esto se realiza porque el polvo marciano posee una composición química distinta a la de las rocas a estudiar, y de esta manera se logra evitar la aparición de errores en las medidas.

Espectro de emisión típicos para el aluminio, cobre, y diferentes rocas basálticas obtenidas con el láser de ChemCam. [Vía]

 Si bien las imágenes pueden decepcionar a quien haya esperado un efecto del tipo Estrella de la Muerte, las capacidades del láser de ChemCam son realmente impresionantes: emite una luz en el espectro infrarrojo en la longitud de onda de 1067 nanómetros y tiene una potencia por unidad de superficie de unos 10.000 W por milímetro cuadrado. Esto es aproximadamente equivalente a concentrar la luz de un millón de lámparas domésticas. Emite entre 50 y 75 pulsos de luz de una duración de 5 nanosegundos cada uno.

Esta es la 'víctima' de Curiosity: la roca, apodada Nova antes (izquierda) y después del tratamiento láser. Un puntito blanco es la marca dejada por el láser de Curiosity. [Vía] [Ampliar]

 Estas capacidades le permiten estudiar rocas a una distancia óptima de unos 7 hasta diez metros de distancia. Al calcinar las rocas en un punto de una superficie de 1 milímetro cuadrado, estas emiten un espectro característico (espectro de emisión) que es registrado por el LIBS. Este instrumento puede distinguir entre 6.144 longitudes de onda distintas, en el espectro ultravioleta, el visible y el infrarrojo, lo que permite caracterizar con una precisión y rapidez sin precedentes la composición química de las distintas rocas a estudiar.

 Este video nos muestra por primera vez la extraordinaria labor que este robot marciano está realizando así como también la enorme sofisticación de los equipos que posee.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics