sábado, 2 de febrero de 2013

Von Braun vs. Korolyov vs. Chelomei.-


De izquierda a derecha: la nave norteamericana Apolo, la soviética Soyuz LOL-LK-Block D, y la también soviética  LK-700. [Vía]. (Ampliar imagen)

 Esta imagen permite comparar los tres sistemas espaciales que participaron de la carrera lunar tripulada y resume la historia de la llegada de la Humanidad a la Luna. Se trata de un aspecto poco conocido que resulta clave para entender el desarrollo de los acontecimientos que condujeron a los sistemas de lanzamiento y naves espaciales que los EUA y la URSS utilizaron en la carrera lunar tripulada. Los Estados Unidos lograron anticiparse a la Unión Soviética en esta etapa de la Carrera Espacial, y por cierto, lo hicieron con mucho éxito.
 La imagen muestra las etapas de ascenso, de izquierda a derecha, del sistema Saturno-Apolo de los EUA, el N1-LOK y el UR-700 (LK 700) de la URSS. En efecto, desde un punto de vista estrictamente técnico la competencia lunar se realizó entre dos naciones, los EUA y la URSS, y entre tres conceptos distintos de lanzamiento. El sistema Saturno-Apolo fue la respuesta de los EUA ante el desafío de llevar a un hombre a la Luna y devolverlo sano y salvo. Su diseño estuvo a cargo de Wernher Von Braun. Recibió una alta prioridad y logró poner a la vanguardia a los EUA en materia espacial por primera vez desde los logros obtenidos por la URSS. Por otro lado, en la Unión Soviética la respuesta fue relativamente tardía, y por si fuera poco, se basó en el desarrollo de dos conceptos muy distintos y rivales. En primer lugar estuvo la propuesta inicial de Serguéi Korolyov con el sistema que finalmente sería conocido como N1-L3, y que finalmente fue construido y lanzado. Tras cuatro lanzamientos fallidos el N1 fue abandonado y oficialmente negado por las autoridades soviéticas.

 Por otro lado el diseñador soviético Vladímir Cheloméi propuso y diseñó el inmenso sistema UR-700, posteriormente transformado en el LK-700. Este sistema estaba basado en cohetes impulsados por combustibles hipergólicos y realizaría un ascenso directo, esto es, aterrizaría en la Luna sin orbitar el satélite natural. Tanto el concepto de Von Braun como el de Korolyov contemplaban el LOR: Lunar Orbiter Rendezvous, es decir una Cita Lunar Espacial para la realización del alunizaje y el regreso a tierra.

Esta infografía complementa la imagen de más arriba, donde se comparan los sistemas de lanzamiento de cada uno de los proyectos involucrados. Vía: Ciudad Futura. (Ampliar)

 La historia de la carrera espacial tripulada hacia la Luna no se puede entender si no se consideran los complejos aspectos que el desarrollo de estos dos sistemas rivales en la URSS. En pocas palabras, los norteamericanos se comportaron como era de esperar que lo hicieran los soviéticos: mediante la puesta en marcha de un programa espacial único, centralizado y con alta prioridad. Por otro lado los soviéticos hicieron lo que era esperable en una economía de mercado: la feroz competencia entre dos conceptos y oficinas de diseño atrás de un desarrollo técnico operativo y sus imprescindibles apoyos políticos y financieros.

 La saga de esta fascinante historia dejó una interesante lección a las ideologías que estaban atrás de cada país, y la carrera lunar tripulada fue ganada por los Estados Unidos, como todos sabemos.

 Es muy imprescindible conocer los detalles de estos acontecimientos:

 En Eureka hay artículo sobre lo sucedido en la URSS, sobre el UR-700 y sobre el Saturno V.
 En Espacial.org se detallan los proyectos LK-700 y UR-700
 En Ciudad Futura hay un completo artículo sobre el proyecto N1.

 La imagen inicial la encontré en el Blog de Espacial.org, donde podrán econtrar fotos inéditas del proyecto LK-700.





6 comentarios:

cienciaficcionuruguaya dijo...

Creo que el N-1 sin Korolev estaba maldito... sin el padre el hijo no podria crecer. y todos sabemos que un señor no queria que volara más.... si tuviera que elegir con el Ur-700 la URSS hubiera ganado la carrera lunar.

Carlo dijo...

Yo no le tendría tanta fe a un enorme cohete de combustibles hipergólicos. El Proton en aquellos tiempos era bastante problemático, imaginá entonces lo que sería el UR-700. E imaginá el desastre que sería una falla del UR-700, con tanta cantidad de combustibles tóxicos.
La URSS debería haber ido con el N-1 desde el inicio, como proyecto único con total apoyo del estado, y obligado Glushko a cooperar con Korolyov. Si fuera así, la URSS huberia tenido más chance de ganarle a EEUU.

Celsog1 dijo...

Que comparación entre estos 3 diseñadores, yo le llamaría GUERRA DE TITANES!! ;)

Gabriel Garcia Sagario dijo...


Víctor: es claro que el problema fue el desarrollo tardío e incompleto del N1. El sistema voló, a pesar de los posteriores fracasos. Es sabido que faltó tiempo de desarrollo, pruebas y control de calidad.

Carlo: Es cierto, Protón hoy día sigue dando problemas tanto por los combustibles hipergólicos como los recientes fallos. Comparto tus apreciaciones sobre el N1

Celsog: excelente apreciación! debí pensar otro título para el post.

¡Gracias por los comentarios, amigos!

xopxe dijo...

Se notó la influencia militar. El complejo militar-industrial de la URSS era la parte mas capitalista de la economía soviética, y el norteamericano es casi socialista (o "capitalista de estado" ;))

Las batallas entre las oficinas de desarrollo y fábricas soviéticas eran épicas, con resultados muchas veces bizarros.

Gabriel Garcia Sagario dijo...

Es tal cual así! Es imposible entender la carrera lunar si no se comprende la interna soviética. Fascinante y trágico.-

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics