miércoles, 20 de febrero de 2013

El sonido imperceptible del meteorito ruso.-


 A pesar de su estruendo, parte del sonido causado por la explosión del meteorito en Rusia no se pudo escuchar. Presten atención:


 El pasado 15 de febrero nos levantamos listos para seguir las noticias del paso del asteroide 2012 DA14,  una gran roca que pasó rozando nuestro planeta a unos 28.000 kilómetros de distancia de nuestro planeta. Sin embargo, el estruendo del meteorito que cayó ese mismo día en la ciudad rusa de Cheliábinsk se robó toda la atención del momento. Y no era para menos: los números de la roca son realmente récord: con unos 17 metros de diámetro, 10.000 toneladas, e ingresando a la atmósfera a unos 18 km/s, el meteoro realizó un espectacular trayecto que fue visto en todo el mundo e impactó en el lago congelado Chebarkul donde dejó un agujero de unos 6 metros de diámetro.

El espectro ultrasonoro del evento de Rusia. Vía: CTBTO.

 Además de estos datos, el otro aspecto realmente destacable fue la onda sonora generada al producirse el estallido del meteoro, a unos 30-40 km de altitud: se estima que la energía liberada fue de unos 300 kilotones de TNT, y su impacto causó numerosas víctimas no letales y daños materiales leves. Los numerosos videos registrados no permiten afirmar otra cosa. De todos los innumerables registros de la detonación de Cheliábinsk la aquí reproducida es de la menos esperada. Se trata de una grabación obtenida por la red de escucha implementada por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO en inglés) que si bien está diseñada para comprobar la futura entrada en vigencia del tratado, captó la detonación de Cheliábinsk en la frecuencia de ultrasonidos.Los ultrasonidos son imperceptibles para el oído humano, es por eso que esta versión del estruendo ruso me parece muy destacable. La red consiste en unas 45 estaciones de escucha desplegadas por todo el planeta, diseñadas para captar las vibraciones del aire con una frecuencia menor a 10 hercios. En este caso la señal ultrasonora fue resitrada por 17 de esas 45 estaciones, una de las cuales esta en la Antártida.

 En el siguiente video se puede apreciar cómo funciona la red de escucha del CTBTO:



 Naturalmente en este registro no hay 'ruido' ni estruendos, se trata además de una señal que ha sido debidamente filtrada y acelerada para su necesaria percepción auditiva. Si bien la red del CTBTO está diseñada para la verificación del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, cumple un más que importante rol en la detección y caracterización de eventos similares al de hace unos días. Por ejemplo en octubre de 2009 se pudo captar un evento similar ocurrido en el cielo de las islas Célebes. Es de esperar que el sistema pueda ayudar a discernir entre una explosión nuclear, y el estruendo de un meteoro a punto de estrellarse, aunque claro está, que se ser así, este sería un sonido que a nadie le gustaría volver a escuchar.

 Para más comprensión del fenómeno: la cobertura completa del evento en Rusia lo realiza Daniel Marín en Eureka, mientras que en Naulas podemos encontrar una explicación física del mismo a cargo de Iván García Cubero.


 [Vía: CTBTO]







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics