lunes, 30 de abril de 2012

Yuri Gagarin hasta en los genes.


El gen Yuri-64 juega un rol primordial en la espermatogénesis de la Drosophila.

 Buscando información no-Yurisensible constato con gran alegría y sorpresa la existencia de un gen de la mosca Drosofila (Drosophila  Melanogaster) que lleva el nombre del primer explorador del espacio: Yuri Gagarin. La sorpresa fue mayor que la de los norteamericanos en 1957 al ser lanzado el Sputnik. Una rápida consulta en Wolfram|Alpha me sacó de la duda rápidamente. Desconozco las nobles tradiciones de la comunidad de genetistas y biólogos moleculares pero me parecen geniales. Sin dudas, esta gente es mucho más creativa que los físicos a la hora de poner nombres a sus objetos de estudio.

 Del gen en cuestión puedo decir muy poco porque el tema me supera ampliamente. Esta pequeña especie de mosca es conocida como la mosca de la fruta por sus hábitos alimenticios, y uno de los organismos más estudiados por los genetistas debido a su corto ciclo reproductivo y su alta correspondencia con el genoma humano. También es uno de los habitantes mas frecuentes de nuestros domicilios, vamos a tener que mirar de otra manera a este pequeño insecto, que de ahora en adelante se convertirá en la vaca sagrada de la Yuriesfera. El 61% de los genes de esta mosca son identificables en el ser humano; así entonces la Drosophila es un gran aliado en la investigación en biología molecular, genética y bioingeniería, en lo que a enfermedades de origen genético refiere.

El conjunto de genes que llevan el nombre de Yuri Gagarin.-

 El gen en cuestión (Yuri-65) desempeña un rol fundamental en la reproducción en varias de las subespecies de la mosca, especialmente en la espermatogénesis. Yuri-65 codifica una proteína que es esencial para la conformación de diversas estructuras proteicas de los espermatozoos de la mosca, especialmente los conos de actina que desempeñan un rol fundamental en la movilidad de las células reproductivas masculinas, entre otras importantes funciones. Puede parecer un homenaje menor, pero evidentemente ese gen es clave en la biología de la Drosophila.

 ¿La existencia de este gen prueba el carácter hereditario del Yuritrastorno?. No lo sabemos aún, pero está claro que el homenaje a Yuri Gagarin alcanzó todas las dimensiones, desde los cráteres de la Luna hasta el confín de la fabulosa molécula de ADN.


 Más información en el Journal of Cell Science.




3 comentarios:

Francisco J H H dijo...

"¿La existencia de este gen prueba el carácter hereditario del Yuritrastorno?"

XDDDDD

Igual sirve para encontrar una cura... si es que queremos curarnos, claro.

Saludos,

Fran

cienciaficcionuruguaya dijo...

jejjeje que buena noticia! me encanto!!!

Gabriel Garcia Sagario dijo...

Estimado Francisco: discrepo con tu visión, de esto "grave flagelo" no querremos curarnos nunca!. ;P

Víctor, gracias y un saludo!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics