martes, 2 de noviembre de 2010

PTK-Z la nueva versión de la PPTS.

 

 

 El pasado octubre la agencia espacial rusa, Roskosmos, dio a conocer las especificaciones para la construcción de la nave sustituta de las Soyuz, la PPTS (PTK). Si bien son pocos los detalles que oficialmente se conocen, poco a poco se conforma el concepto de esta nueva nave, de carácter reutilizable, y que podrá transportar hasta 6 cosmonautas. Hace pocos dias se confirmaba el tipo de sistema de aterrizaje que utilizará la PPTS: será un sistema híbirdo mediante el uso de paracaídas y retrocohetes.

Roskosmos planea tener dos versiones de la PPTS: por un lado la PTK-S que es el modelo conocido de la nueva nave, aunque por cierto no es el definitivo. La PTK-S será el transporte orbital para las misiones hacia la Estación Espacial Internacional y está optimizada para realizar esas misiones.

Por otro lado Roskosmos desea disponer de una segunda configuración conocida como PTK-Z (zemmnaya orbita u órbita terrestre) diseñada para vuelos autónomos de larga duración en órbita terrestre. Deberá ser capaz de alojar una tripulación máxima de cuatro cosmonautas en un misión de hasta dos semanas, o de dos tripulantes en una misión de un mes de duración.

A tales efectos se está diseñando el DGO: Dopolnitelny Germetichny Ostek, "Módulo Adicional Presurizado", que estará acoplado al módulo tripulado de la PPTS. Esta configuración es análoga a la nave que la PPTS va a sustituir, a las Soyuz: de esta manera la versión de larga duración de la nueva nave rusa tendrá un total de tres módulos: módulo de servicio atrás, módulo tripulado "al medio", módulo orbital (DGO) adelante.
Sin embargo hasta aquí llegan las coincidencias con respecto a la Soyuz, ya que el DGO despegará en una configuración distinta a la Soyuz. En el caso de la PPTS el DGO se colocará detrás del módulo de servicio, con lo que la nave deberá acoplarse inmediatamente luego de entrar en órbita con el mencionado módulo.
Una vez completado este acoplamiento técnico el conjunto podrá separarse de la etapa final del lanzador (Rus-M). Esta concepción es análoga a la versión lunar de la nave norteamericana Apolo: los astronautas debían acoplarse con el módulo lunar, que estaba dispuesto en la misma forma que lo será el DGO.

Esta configuración no es la más simple posible ya que sería deseable lanzar la nave en su configuración completa. La opción tomada responde a los criterios de seguridad elegidos: el módulo tripulado deberá estar en el extremo superior del cohete de manera de simplificar el mecanismo de rescate en caso de emergencia. Es bueno tener en cuenta que la Soyuz es lanzada en su configuración orbital definitiva y aún así es la nave espacial mas segura actualmente operativa.

El DGO deberá transportar una tonelada de carga útil, y proveer 6 metros cúbicos de espacio habitable. De esa tonelada de carga útil se espera que un 80% de la misma sea intercambiable, lo que permite inferir que el DGO le dotará de una amplia flexibilidad a la PPTS para el desarrollo de diversas misiones. Dentro de las especificaciones requeridas por Roskosmos se destacan dos: la posibilidad de que el DGO transporte cargas externas, del tipo de un brazo robótico, y la disposición de dos ventanas circulares, perpendiculares al eje de la nave, para permitir la orientación de sensores remotos internos, y cámaras fotográficas.

Naturalmente estamos hablando de especificaciones, ya que oficialmente no hay ningún diseño dado a conocer del DGO. Anatoly Zak especula en que el diseño podría estar basado en los módulos de acoplamiento del tipo de los Pirs y Poisk, como los que están instalados en la ISS.

Otras novedades recientes sobre la PPTS refieren a su perfil de misión: dado que la PPTS deberá ser lanzada desde el nuevo cosmódromo de Vostochny, deberá orbitar a altitudes de 200-500 km y con una inclinación de 51,7 grados. Otras inlclinaciones y alturas se están estudiando para dotar a la nueva nave de un amplio conjunto de misiones a cubrir. Por otro lado, las últimas novedades de la PPTS refieren al error circular probable que la nave deberá tener al aterrizar. Inicialmente se estimaba que el margen de error para aterrizar debería ser de un máximo de 2 km, sin embargo se ha "rebajado" esta cifra a un máximo de 5 kilómetros.

Sin embargo lo interesante no sólo son las noticias sino el diseño 3D que gracias a A. Zak, podemos disfrutar. Como dicen por ahí: a falta de diseños oficiales buenas son las infografías en 3D.





 
 Anteriormente en Zemiorka: una PPTS para bajar por internet y armar, y una reciente y completa infografía sobre la PPTS (PTK-S)



 
 Actualización: en Eureka se realiza una amplia y completa cobertura de las novedades referentes a la PPTS.


[Elaborado según Russian Space Web.]




   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics