viernes, 17 de septiembre de 2010

La Nueva Cara de la Luna




video
Video con los resultados de la LRO.



 Hace unas semanas pasábamos revista a los logros más sorprendentes de la LRO. Sin embargo, los descubrimientos proporcionados por esta sonda están lejos de ser definitivos y nos sorprenden cada vez más.
 La Luna fue bombardeada por dos tipos de asteroides o cometas y la estructura de su superficie es mucho más compleja de lo pensado de acuerdo a los últimos datos provenientes de la LRO. El 17 de setiembre se publicarán los estudios completos en Science, sin embargo los adelantos de los mismos son muy interesantes. James Head de la Brown University señala que gracias a los datos suministrados por el instrumento LOLA (Lunar Orbiter Laser Altimeter) de la LRO, se pueden distinguir dos tipos de impactos lunares: en los valles predominan los impactos de larga data, y en los valles predominan los impactos más jóvenes.
En las cadenas montañosas de la Luna predominan los cráteres de mayor tamaño poniendo en evidencia que la Luna experimentó el impacto de objetos masivos en su pasado más remoto.

El impacto de meteoritos sobre la superficie de los planetas tiene efectos dramáticos en los procesos geológicos y la Tierra probablemente haya sido sometida a los mismos impactos que lo fueron Marte, Mercurio y la Luna. En particular, en el caso de nuestro planeta, estos impactos determinaron la evolución de los procesos de generación de seres vivos, como por ejemplo el cráter Chicxulub, de unos 10 kilómetros de diámetro, que impactó hace aproximadamente 65 millones de años. Como consecuencia de este impacto se produjo la extinción masiva de los dinosaurios.



La zona de mayor densidad de impactos registrados por la LRO. El estudio de esta zona es clave para determinar la etapa de origen de la Luna.


 En la Tierra la actividad climática y geológica ha borrado el rastro físico de los impactos de meteoritos, por lo que se hace necesario comparar con otros objetos celestes a efectos de poder extraer conclusiones sobre estos eventos, que están asociados al surgimiento de las formas de vida conocidas en nuestro sistema solar.

 "La Luna es como la piedra de la Rosetta para comprender el bombardeo primigenio" dice Head.

 Por otro lado la información proveniente de la LRO ha permitido componer un mapa extremadamente detallado de la superficie lunar. Así entonces cada impacto está asociado a una determinada población característica. Se ha podido determinar en que momento esa población de impactos comienza a experimentar cambios. Según Head la Luna experimentó un momento de transición hace 3800 millones de años originada en la cuenca Oriental. En esa etapa se detuvo el proceso de formación de las cuencas lunares al mismo tiempo que se observa una disminución en los impactos de mayor tamaño.
 Evidentemente ambos procesos están relacionados y esta eventual "calma" en el bombardeo experimentado por el sistema Tierra-Luna haya influenciado los procesos de formación de vida en nuestro planeta.

La Cuenca Oriental, de 930 kilómetros de radio, es la zona clave para identificar un gran impacto producido hace 3800 millones de años.


Otra serie de resultados de la LRO provienen de su radiómetro Diviner, y arroja datos sobre los procesos geológicos de la Luna: esta nueva información es también sorprendente y da al traste con la idea de que en la Luna "no pasaba nada".

 Entre los datos mas significativos se destacan dos: la existencia de importantes diferencias en la composición de las rocas que conforman los valles y cadenas montañosas de la Luna, y el hallazgo de importantes cantidades de silicio en por lo menos cinco zonas distintas. La composición de mapas en el espectro infrarrojo de alta definición es lo que ha permitido captar los nuevos y reveladores detalles: "la Luna tiene u brillo completamente nuevo" dice Head.

Así entonces la geología lunar también divide en dos a su estructura superficial: las cadenas montañosas son ricas en minerales de calcio y aluminio y los mares y valles tienen mayor proporción de hierro y magnesio. Sin embargo se suponía que la Luna tenía este tipo de estructura dual desde mucho antes. Los datos de la LRO lo confirman, pero además permiten descubrir importantes variaciones de sodio en la superficie. Esto probablemente este asociado a procesos químicos mas complejos de lo pensado y a diferencias en la tasa de enfriamiento del océano de magma original.

Por último se destaca el hallazgo de diversos minerales de silicio en la superficie, cuyo origen proviene de las capas inferiores de la Luna. Estos minerales de silicio, de diverso origen, se distinguen de los ya hallados y ponen en evidencia una diversidad de procesos geológicos de los cuales no se tenía evidencia.

Sin dudas la LRO ha proporcionado una serie de datos de gran valor sobre nuestro satélite natural, de gran importancia para comprender los proceso de origen de la vida.



Elaborado en base a información en la web de la NASA, de donde provienen las imágenes y videos.

 Enlaces relacionados en Zemiorka: Un año de la LRO, 10 Espectaculares Hallazgos

                                                      Noticias del Apolo 17: Carbono en la Luna 

                                                      Nuevo Impacto en la Luna






 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics