jueves, 15 de octubre de 2009

La 'máquina del juicio final' que sólo existió en el cine.



 
Hace unas semanas nos enterábamos mediante un artículo en Wired de que los soviéticos habían implementado un sistema de ataque de tipo 'día del juicio final', esto es, un sistema automático de respuesta ante un eventual ataque de los EUA. Este sistema granizaría una respuesta masiva y letal ante un primer ataque de la potencia rival, y no necesitaría, una vez activado automáticamente, la acción del ser humano.

 Perimetr se llamaba el monstruo, y aparentemente se trataría de uno de los tantos hallazgos que el fin de la era soviética ha permitido dar a luz.

 Lo interesante del asunto es que el mencionado sistema no existió, y que el asunto, aparentemente, responde a lo que entiendo como una combinación de dos factores: confusión y revanchismo ideológico. Lo que resulta aún más interesante es que el desmentido tiene ya un tiempo, y se ha dado a conocer nuevamente en un post reciente en Sovietologist, donde se menciona una fuente fiable e informada. El mencionado post se basa en un  artículo publicado por Pavel Podvig en 2006 donde explica la confusión que se realizó entre un sistema de comunicaciones, denominado Perimetr, y una propuesta de 'máquina del fin del mundo' que si bien se propuso, fue desechada a mediados de los años 80.

 El sistema estaba diseñado para detectar un ataque nuclear contra la URSS mediante una serie de sensores y en forma automática delegar la responsabilidad del contraataque a la autoridad que correspondiera en caso de destrucción de la máxima instancia de decisión del poder soviético. Esto era básicamente el sistema Perimetr. En su artículo Podvig menciona y cita un documento del Comité Central (CC) del PCUS donde un tal Oleg Belyakov, jefe del Departamento de Industria Militar del CC donde se expresa (algo así como):

No se ha prestado suficiente atención a una propuesta muy importante desde el punto de vista militar y político, para la creación de un sistema automático de ataque de represalia de activación por el alto mando en momentos de crisis (previa notificación al enemigo)
 Aparentemente esto sí sería una 'máquina del fin del mundo' tal como se dio a conocer...por lo menos en la ficción.

 Evidentemente el hecho de que Belyakov mencione de que la propuesta no fue estudiada por el CC se relaciona con la fecha en que se dató la propuesta (1985). Era la época del ascenso de un nuevo liderazgo en la URSS, de la mano de Mijail Gorvachev y de la estrategia de distensión con los EUA.

 Podemos decir que aquí radica la confusión sobre la existencia de esta aparente terrible máquina. Es pertinente destacar que en el artículo aparecido en Wired, el autor menciona que el sistema nunca fue concebido como una 'máquina del fin del mundo' en un sentido tradicional, si es que cabe tal expresión. En definitiva nunca se construyó una máquina de este tipo.

 De todas maneras el aspecto que si llama la atención es el persistente ajuste de cuentas ex post para con la URSS teñido de un indudable revanchismo ideológico. Parece que sigue siendo necesario aún hoy día justificar la carrera armamentística y la doctrina militar estadounidense, por no mencionar el historial de intervencionismo de los EUA. Pero más aún, todavía es necesario asustar con el peligro (ex post) soviético.

 Eric Hobsbawn, en su Historia del Siglo XX, deja muy claro cual era la percepción de las autoridades soviéticas con respecto a las intenciones de los EUA, y en particular a cómo los soviéticos entendían su doctrina militar. La sensación de amenaza permanente, y una relativa inferioridad estratégica, determinaron una concepción defensiva de sus fuerzas armadas.

  Por suerte en este caso, la ficción si supera a la realidad: y la eventual existencia de este tipo de máquinas demenciales solo dan lugar a excelentes libretos hacendo de 'Dr. Strangelove' una de mis películas favoritas.





2 comentarios:

Carlo dijo...

Muy buen artículo, Gabriel. Siempre es bueno derribar esos mitos absurdos. No soy favorable al régimen soviético, pero realmente hay mucha exageración respecto a sus males.
Si mal no me acuerdo, me parece que en algún artículo anterior hiciste referencia al libro "El Siglo Soviético", de Moshe Lewin. Este sí hace una evaluación bastante justa de la URSS, con todos sus males, sin caer en los excesos de demonizar todo lo que había allá.

Gabriel Garcia Sagario dijo...

Gracias Carlo por tu comentario. En general estoy en contra de 'todos los absurdos'. Repito mi asombro ante lo añejo del desmentido que había aparecido en 2006. Estamos ante una época en donde los temas surgen y la novelería se impone. Creo que eso es parte del problema también.

Leí ese libro de Lewin y lo econtre apasionante. El tipo se la juega por defender muchos valores que la URSS inspiraba, y hace un anàlisis novedoso y crítico que comparto.

Un gran saldudo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics