martes, 4 de agosto de 2009

Juntá U$S 8000 y poné en órbita tu propio satélite!.


Concepto del TubeSat. ISO
  
     Una ganga no?!. Es realmente barato, pero difícil de creer todavía. La empresa Interorbital Systems (IOS) con sede en Texas EUA, está promoviendo un producto realmente particular: la puesta en órbita de satélites para diversos usos. Esta empresa fue fundada en 1996 y ofrece lo que aparentemente será un servicio que en breve estará disponible.

    En particular ofrecen el servicio TubeSat: un kit satelital para uso personal que admite una disposición modular o única.
    Este kit incluye los sistemas básicos que un satélite debe poseer: componentes estructurales, paneles solares, baterías, software, transmisores, antenas, etc. La empresa garantiza que el seguimiento telemétrico de este paquete o 'kit satelital' puede ser realizado con un equipo amateur, desde casa.

    Hay además dos opciones: una es un kit stándard, con las funcionalidades provistas por el constructor y la otra permite elegir un conjunto diverso de opciones, entre las cuales se encuentran: realizar imágenes de la Tierra, medir el campo magnético terrestre, o realizar un 'experimento biológico' en órbita. Todas estas funcionalidades se pueden realizar con una carga de pago específica diseñada por el usuario, siempre y cuando se cumplan los requisitos de masa y volumen. La empresa se anima a desafiar la creatividad y capacidad del cliente para incorporar su propia carga de pago en el satélite.
    Y todo esto es por 8000 dólares!. Genial, déme dos es lo primero que se me ocurre decir. En el momento que leía por primera vez esta información dije 'es otro excelente emprendimiento basado en buen marketing (empezando por la propuesta en si) destinado a sacar dinero a fanáticos del espacio y no necesariamente a aspirantes a millonautas o cosas por el estilo'.

    Lo interesante en cuando nos preguntamos cómo se lanzaría este satélite y la sorpresa aumenta al conocer el lanzador que, según la empresa, estaría disponible para 2010: el sistema NEPTUNE 30.

Se trata de un sistema de lanzamiento modular, propulsado por combustible líquido, integrado por 5 módulos propulsores.
    El sistema posee un total de 6 motores de combustión y le permite colocar una carga de pago de 30 Kg en órbita baja. La etapa central cuenta con dos motores, y las cuatros etapas laterales cuentan con un motor cada uno. Las etapas laterales se fijan al módulo central de lanzamiento. Esto simplifica enormemente el diseño, y en especial el problema de separar etapas en tándem. Por lo tanto el diseño de este lanzador es extremadamente simple.



Así será el NEPTUNE
  
    ¿ A que me hizo recordar este concepto ?: si, eso mismo, a la OTRAG: Orbital Transport und Raketen-Aktiengesellschaft, la empresa alemana que en 1978 inició el primer intento privado de uso comercial del espacio.
    Entre el staff de IOS se encuentra Lutz Kayser, discípulo de Von Braun impulsor de esta iniciativa trunca. Kayser se encuentra como Consultor en ISO, como el propio Von Braun lo hiciera en su momento con la OTRAG, luego de retirarse formalmente.
    No deja de llamarme la atención el hecho de que conceptualmente el sistema Neptune sea análogo al diseñado y probado por la OTRAG. Efectivamente se realizaron numerosos test, estáticos y lanzamientos reales. Ninguno de estos lanzamientos logró alcanzar la velocidad orbital requerida, sin embargo la experiencia en la creación de un sistema de lanzamiento simple, barato y efectivo evidentemente ha sido aprovechada.



Así se veía un lanzador OTRAG, en su rampa de lanzamiento.


    La iniciativa de la OTRAG quedó trunca por varias razones, el programa se canceló definitivamente en 1987. La URSS y Francia no veían con buenos ojos que la Alemania de postguerra, (RFA), desarrollara su propio programa de lanzadores. Las presiones fueron importantes y evidentemente efectivas.
Inicialmente el objetivo de la OTRAG era el de conquistar un segmento del naciente y lucrativo negocio de la puesta en órbita de satélites en órbita geoestacionaria. Por esos años la ESA se inciaba en el negocio por ejemplo.
    Sin embargo la ISO apunta a otra propuesta, evidentemente. A la 'clase media' (¿?) espacial quizá ?. Veremos. Los proyectos que se pueden encontrar en la web de la empresa llegan hasta la recolección de muestas de la Luna, y por supuesto estas ya están a la venta de antemano. Inyección de capital circulante que le dicen...
    Prácticamente todos los servicios que la IOS están disponibles lo que hace pensarlo dos, o más veces quizá, un poco. De todas maneras son U$S 8000.
    De todas maneras es sin duda un emprendimiento muy particular, que intenta desarrollar su propio lanzador, a diferencia de otras empresas, como Kosmotras, que han sido beneficiadas por condiciones políticas muy distintas a las que había en momentos en que la OTRAG comenzaba sus operaciones.
    En lo que es personal le deseo los mayores de los éxitos a la ISO, mientras ya mismo estoy realizando un miniconsorcio de amigos, para empezar a ver que nombre le ponemos a nuestro sputnik.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics