martes, 28 de julio de 2009

Siniestro






Imagen del Mar de Beaufort.


Hace unos días el gobierno de los EUA dio a conocer una serie de imágenes satelitales del Océano Artico tomadas en los últimos años. Las imágenes formaban parte de un plan gubernamental para estudiar el impacto del cambio climático en esta zona de la Tierra. Lo que resulta llamativo es que estas imágenes fueron desclasificadas, es decir, estaban catalogadas como secretas ya que formaban parte de un programa muy ambicioso y secreto de recolección de información de inteligencia relevante para los intereses militares de los EUA.

Se trata de aproximadamente 1000 fotos, que muestran los cambios registrados en la formación de los hielos árticos entorno a 6 ciudades de esa zona de la Tierra y de 600 ciudades de los EUA. Las imágenes están disponibles en la web del US Geological Survey, con información relevante para valorar las imágenes.




Imagen de la ciudad de Barrow, Alaska, período 2006-2007. original disponible aquí.



Este programa, conocido como Medea, está destinado a la recolección y análisis de información de relevancia científica y proyección estratégica para los EUA. Por mandato constitucional, este país ha desarrollado la estadística como disciplina nacional. Si a esto le sumamos un programa como el mencionado, nacido en la Guerra Fría, y alimentado por la paranoia política, tendremos como resultado una institución científica de las más grandes conocidas, y por cierto, de las mejor dotadas financieramente.

Por ejemplo este programa dispone de acceso a satélites espías del tipo KH 11, buques de recolección de datos, etc.

Las imágenes que se han dado a luz habían sido mantenidas en secreto por la administración Bush.

Polémicas aparte sobre el cambio climático, global, o lo que sea, no deja de ser preocupante esta 'buena nueva' de la nefasta era Bush. Si bien en materia de protección del medio ambiente su administración fue tan nociva como la invasión a Irak, el hecho de disponer de este programa para la investigación de aspectos de interés para la Humanidad en forma secreta es moralmente deplorable, pero como vemos es una vieja tradición estadounidense.

Habrá que reflexionar mucho sobre estos aspectos poco conocidos, pero sin dudas relevantes de la política de los EUA, pero especialmente de la ética que un científico pone en juego al someterse a un programa de este tipo.






Fuentes:

1 comentario:

Daniel Marín dijo...

La verdad que el título del post lo dice todo. Siniestro, sin duda.

Un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics