viernes, 3 de abril de 2009

¡ Andá a Cagar a la Arena !

 



 


Si alguno de los astronautas o cosmonautas que tripulan la Estación Espacial Internacional(ISS) fuesen uruguayos frases como la del título de este post, sería sin dudas una de las soluciones a uno de los ultimas noticias que se han comentado en estos días.

Javier Casado en su último post comenta esta primicia que recientemente se ha conocido con respecto a la ISS : el incidente del sistema de evacuación de residuos, es decir, el water. La "noticia" trascendida contaba que los norteamericanos habían prohibido usar el WC espacial a los rusos.
Casado se encarga de aclarar varios puntos sobre este tema, y resulta que el aspecto estrictamente relacionado con el trono espacial es menor dentro de un contexto más complejo de asuntos, que como es habitual, subyacen y tienen su expresión en aspectos aparentemente menores.

La cuestión es que desde hace ya tiempo, hay problemas de relacionamiento entre las diferentes tripulaciones de la ISS, y no precisamente por temas psicológicos. Los rusos saben lo que significa estudiar a fondo la compatibilidad sicológica de las futuras tripulaciones, y desde que lograron la permanencia casi total en el espacio le prestan gran atención a estos temas.

El problema parece estar en cuestiones burocráticas derivadas de un abuso en el cobro de servicios que Rusia le hace a los EUA, pero además, y esto es lo más interesante y triste, tiene que ver con el creciente descontento de las tripulaciones rusas con respecto a la política espacial de su país.
Rusia ha dejado de invertir en equipos espaciales vitales en sus módulos de la ISS, especialmente en los equipos más sensibles al confort de las tripulaciones, si es que asumimos que condiciones de ingravidez se puede hablar de confort. La tecnología básica es de los años ochenta, años que marcaron la supremacía de la URSS en materia espacial con respecto de los EUA.

Hoy día los socios de los rusos se han puesto al día y sus módulos poseen un desarrollo mejor que el de los rusos, especialmente en los aspectos clave que influyen en la calidad de vida y comodidades a nivel del espacio.

Rusia posee capacidad técnica y en materia de recursos humanos para poder seguir avanzando en este terreno, sin embargo eso no ha sucedido. En la entrevista a Gennadi Padalka que menciona Casado, el cosmonauta destaca precisamente este aspecto: hay capacidades para podes modificar esta situación pero no hay decisiones en materia de política para llevarlo adelante.

Esto es precisamente lo que me interesa y preocupa: el camino de la falta de inversión financiera en tecnología es un camino ya conocido y sufrido por los rusos. La URSS fracasó en aplicar tecnologías en aspectos no relacionados con la tecnología espacial y/o militar.
En los últimos años Rusia ha conocido un desempeño económico muy importante, que le permitió comenzar a resurgir como nación de peso a nivel internacional. Su programa espacial permitió seguir adelante el proyecto de la ISS a pesar de los problemas de los EUA con el transbordador espacial.

Sin embargo, los problemas concernientes a la falta de inversión en tecnología no crítica parecen resurgir y volver a generar problemas, aunque en este caso, irónicamente, esto sucede en los aspectos en los cuales la URSS destacaba.

Es realmente paradójico y preocupante que este tipo de cosas sucedan luego de la caída de la URSS, y sobretodo, en una nueva etapa en la que Rusia se encuentra en una situación financiera notablemente superior (aunque relativa) a la que experimentó en la etapa de la restitución del capitalismo.



 

2 comentarios:

Carlo dijo...

Realmente, el programa espacial ruso me preocupa, también. Y a mí también me parece que el problema no es tanto de falta de recursos (pues el presupuesto de la RKA aumentó bastante), sino más que nada político. Me sorprende que hasta hoy no haya un proyecto claro e inequívoco de reemplazo de la Soyuz, mientras EEU sigue avanzando seguramente con la Orion. Y otros problemas, como los retrasos enormes en la contrucción de la sección rusa de la EEI (al final, los rusos tienen apenas 2 módulos: Zvezda y Pirs; el Zarya fue construido por Rusia, pero pertenece a EEUU, que lo pagó), sin contar la ausencia completa de cualquier tipo de exploración del espacio profundo en 20 años (algo que, esperemos, se revertirá con el lanzamiento de la Phobos-Grunt). Sin contar extrañas maniobras políticas, como la dimisión de Sevastyanov como director de RKK Energiya hace 3 años. Sin duda, considerando los avances de la economía rusa en los últimos 9 años, deberíamos esperar que el programa espacial estuviera mejor. Pero todavía tengo esperanzas de que la situación mejorará en breve; por lo menos hasta el momento, la crisis financiera no afectó el sector espacial.

Gabriel Garcia Sagario dijo...

Carlo compartu tus inquietudes, estamos todos pendientes de los próximos pasos de Roskosmos en lo referente a los nuevos proyectos.

Siempre los aspectos político-burocráticos trancan el desarrollo tecnológico, es una pena,

como decía el poeta:

"a los burócratas les mordería el cuello como un perro".


un saludo grande!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics