jueves, 9 de octubre de 2008

Así mueren los Héroes

 



El 23 de abril de 1967 se lanzaba la Soyuz I. Esta nave, era el tercer modelo de nave tripulada soviética, desarrollada luego de las series Vostock y Voskhod. Las primeras series estuvieron asociadas a los primeros logros espaciales de la humanidad, el primer hombre en el espacio, Yuri Gagarin, la primera mujer en el espacio, Valentina Tereshkova y el primer paseo espacial, Alexei Leonov tripularon e hicieron historia en las primeras, pero también poco sofisticadas naves.

La Soyuz representaba un paso adelante en la mejora de los vuelos tripulados. Conceptualmente avanzada, disponía de un módulo orbital que permitía jerarquizar las tareas a realizar en la órbita terrestre mediante la posibilidad de portar diversos equipos, dotar de espacio adicional para la habitabilidad de los cosmonautas y posibilitar las tareas de acoplamiento orbital. Un excelente desarrollo técnico de la nave Soyuz se encuentra en el blog Eureka

 El contexto político de la carrera espacial estaba en su momento más álgido, los EUA avanzaban hacia sus planes de colocar un astronauta en la Luna y los soviéticos corrían de atrás en este objetivo. Es importante destacar que al poco tiempo, en diciembre de 1968 se producía el histórico vuelo de la Apollo 8, el primer viaje tripulado hacia otro cuerpo celeste El lanzamiento de la Soyuz I estuvo sin dudas exigido por las condiciones políticas imperantes.

 La Soyuz y su correspondiente lanzador no son capaces de alcanzar la Luna, asimismo sin embargo la nueva nave debía jugar un rol central en el programa lunar tripulado de la Unión Soviética, y por cierto en el futuro desarrollo de las misiones tripuladas terrestres. La importancia capital de las nuevas naves estaba dada en sus nuevas funciones orbitales: la posibilidad de acoplamiento en órbita con otras naves, procedimiento absolutamente indispensable para llegar a la luna y colocar en órbita terrestre estaciones espaciales. Desde ese punto de vista las semejanzas técnicas entre el programa soviético y el programa nortemericano son coincidentes. Los norteamericanos ya tenían su caballo de batalla, la nave Apollo, cuya primera prueba generó las primeras víctimas en la carrera espacial.

  Así entonces se lanzó el 24 de abril de 1967 la nave Soyuz I, tripulada por el experimentado cosmonauta Vladimir Komarov. El 12 de octubre de 1964 tripuló la nave Voskhod I, en lo que fué el primer lanzamiento colectivo de astronautas de la historia. Estábamos ante todo un Héroe. El vuelo de la Soyuz I estuvo plagado de incidentes desde la entrada en órbita como consecuencia de no haber realizado un lanzamiento no tripulado de esta nave, tal como había sucedido en las series de naves anteriores.
 En particular existieron diversos problemas de orientación de la nave en órbita. Komarov debió maniobrar la nave en forma manual de manera de poder garantizar una reentrada exitosa. La misión se debió acortar en su duración planificada y se ordenó el reingreso. Entre la larga serie de problemas sufridos se destaca el consumo total del combustible del módulo de reingreso como consecuencia de la maniobra manual de Komarov. El reingreso había sido exitoso, pero consumió la totalidad del combustible abordo. Como consecuencia el módulo de reingreso de la Soyuz no disponía de capacidad de maniobra, realizando un reingreso en trayectoria balística.
 El módulo de alojamiento del paracaídas principal sufrió un recalentamiento que impidió su despliegue en el momento indicado. El accionamiento del paracaídas de emergencia no logró desplegarse, como consecuencia la nave se estreyó, muriendo en el acto Komarov. Numerosas versiones han circulado desde entonces acerca de sus últimos instantes. Los rumores negativos están a la hora del día para denigrar no sólo a Komarov y al programa espacial soviético, sino a la URSS. No podemos pensar si quiera en esos momentos límite en la vida de una persona, Komarov era ante todo un cosmonauta entrenado y experimentado, militar de profesión, y Héroe de la Unión Soviética. Una emoción muy fuerte me ha causado el encontrarme con un registro editado de sus últimas palabras, el cual quiero que escuchen. No fueron palabras cobardes, ni de miedo...
Así es como mueren los Héroes. Nota: una extenso y completo análisis del vuelo de la Soyuz I se encuentra disponible aquí.


   





  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics