sábado, 21 de junio de 2014

Así fue el lanzamiento de AntelSat, el primer satélite uruguayo



Tenemos las imágenes del lanzamiento de AntelSat el pasado jueves 18 de junio a las 16:11 (Montevideo), desde Yasni (Dombarovsky), Rusia. El cohete, un Dnepr (R-36MUTTH) despegó desde el silo 13 del área 370 de la base de Yasny, ubicada en el corazón de la Rusia asiática, sin novedad. Se trata de un nuevo récord en materia de lanzamientos ya que se pusieron nada menos que 37 satélites de 17 naciones distintas. Entre ellos, el pequeño, humilde y charrúa AntelSat, el primer satélite uruguayo. 

La misión Dnepr Cluster Mission 2014. Fuente: Kosmotras.

 Según informa la corporación rusa-ucraniana Kosmotras, responsable de las operaciones de lanzamiento, todos los satélites de la Dnepr Cluster Mission 2014 fueron desplegados exitosamente, según los procedimientos establecidos. AntelSat una vez en órbita fue desplegado en uno de los 5 QuadPack, que contenía los 21 nanosatélites que transportó el Dnepr. Lamentablemente en la brochure proporcionada por Kosmotras no aparece ni un sólo registro de AntelSat, desconozco las causas del porqué. De todas maneras, es de esperar que en pocas horas se reciba la primer señal de AntelSat. Todo indica a que esto se producirá tal como está esperado.

 El lanzamiento realmente fue espectacular. Recordemos que el Dnepr es un misil balístico intercontinental (ICBM) destinado para transportar ojivas nucleares. Según la designación de la OTAN, que data de la Guerra Fría, este misil se conoció en occidente como SS-18 "Satan" y es el ICBM más potente y letal construido. Luego de los acuerdos de desarme estratégico entre la Unión Soviética y los Estados Unidos, la mayoría de estos cohetes se desactivaron. En 1992, ya desaparecida la URSS, Rusia y Ucrania crean la corporación Kosmotras, para darle uso civil a estos monstruos. Y los resultados han sido más que exitosos: Dnepr es un lanzador muy fiable, con un 97% de éxito, y extremadamente capaz: lanza satélites de a decenas y con gran precisión.

 El cohete despega desde su silo, tal como lo hubiese hecho en una situación de guerra nuclear. Claro está que en lugar de las letales ojivas nucleares, el Dnepr es equipado con una tercera etapa y la carga de pago. Todo esto sin remover el cohete de su silo de lanzamiento, lo que simplifica y abarata los costos operativos del sistema. Quien espere el suspenso de una cuenta regresiva se va a decepcionar: eso sólo se ve en los lanzamientos de la NASA, o en las películas. En la URSS y luego en Rusia, se sigue una secuencia automática de pasos que conducen al lanzamiento, pusk en ruso, tal como se puede escuchar en voz de los operarios de las Fuerzas de Misiles Estratégicos que operan el Dnepr. 

 El cohete es expulsado del silo hasta una altura de unos 20 metros y es en ese momento en el que se encienden los motores de la primera etapa el aire. Todo un prodigio de ingeniería espacial al servicio de lanzamientos civiles, por suerte. La precisión del todo el proceso queda en evidencia en las imágenes: sin mucha alharaca, con precisión profesional y una fría ejecución militar se pone en marcha este formidable lanzador. Sin dudas de lo mejor que dejó el final de la Guerra Fría. 

 Los detalles completos de la Dnepr Cluster Mission 2014 y sobre AntelSat en Eureka y Zemiorka.

 Las actualizaciones sobre AntelSat se pueden seguir en la cuenta de Twitter del satélite, y se puede tener detalle en tiempo real de la órbita del Sputnik charrúa en este enlace.











Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics